¿Qué son las flores de Bach?

Se conoce a las Flores de Bach como una terapia energética que ayuda a equilibrar las emociones.  Una emoción es una experiencia orgánica que me informa de cómo me vivo en relación a un algo o un alguien mínimamente significativo. Es una señal para mí y para los demás que tiene lugar en relación con el aquí y ahora, que se manifiesta mediante cambios en nuestro cuerpo y nos propulsa/mueve/invita a realizar acciones para nuestra supervivencia, desarrollo o bienestar.

No existen emociones buenas o malas, sino emociones que nos pueden resultar más agradables/fáciles que otras. Hay personas a quienes les es fácil conectar con el enfado y en cambio otras se conectan poco al enfado y se anclan en el miedo. Las Flores de Bach nos ayudan a gestionar nuestras emociones permitiéndonos acceder a su aspecto constructivo: del miedo a la seguridad, de la desesperación a la calma, de la vergüenza a la aceptación, del odio a la tolerancia…

Las 38 esencias del Dr. Bach son preparados bebibles de plantas silvestres elaborados a partir de flores en su punto óptimo de floración que se sumergen en agua y se exponen al sol, o a la ebullición.

El doctor Edward Bach, médico bacteriólogo y homeópata inglés, descubrió las propiedades curativas y terapéuticas de estas 38 flores, que poseían un potencial energético capaz de influir en los estados de ánimo negativos más comunes y propios del ser humano, como por ejemplo la impaciencia, estrés, inseguridad, indecisión, dudas, miedos, celos, angustia, depresión, tristeza, etc. Se trata con el estado emocional de la persona porque está en íntima relación con el origen del síntoma físico.

flores de bach

¿En qué consiste la terapia con Flores de Bach?

En un proceso de terapia con Flores de Bach mi labor como terapeuta consiste en identificar, a través de mi presencia y escucha, los aspectos básicos que subyacen al contenido emocional y mental de lo que expresas.

Esto me permite elegir las esencias florales que más se adecúan a ti en ese momento y elaborar el preparado personalizado que te ayudará a ir comprendiendo y asimilando las circunstancias problemáticas en las que te hayas inmersa. En sesiones sucesivas y desde el seguimiento de tu proceso, te ayudaré a darte cuenta de los aspectos en los que vas mejorando y qué otras cuestiones salen a flote en cada nuevo “aquí y ahora”.

¿Quién puede tomarlas?

Los remedios pueden ser tomados por todos (bebés, niños, embarazadas, ancianos, etc.), ya que las Flores de Bach:

  • Son completamente seguras y naturales.
  • Carecen de contraindicaciones y efectos secundarios. Tampoco hay riesgo de sobredosis, ni conllevan adicción.
  • Son además compatibles con otros remedios, alternativos o alopáticos, a los que no sustituye.
  • También pueden tratar animales y plantas.

Es importante subrayar que las flores de Bach y otras esencias florales no sustituyen otros tratamientos, sino que son compatibles con tratamientos alopáticos, homeopáticos u otros remedios farmacológicos o naturales.

Lo que nos sana es el proceso

Las Flores de Bach, tomadas de manera puntal, nos ayudan a aliviar estados de ánimo dolorosos, en situaciones de crisis o en momentos en que nos hallamos “superados” por nuestras emociones: duelos, miedos, fobias, irritabilidad, tristeza, cansancio, etc.
Aunque la verdadera fortaleza de la Terapia floral de Bach se obtiene cuando nos involucramos en nuestro propio proceso de aprendizaje vital, actuando así las esencias como facilitadores del crecimiento personal (“psicoterapia líquida”) ayudándonos a ser más conscientes de nuestros conflictos internos y de nuestra auténtica personalidad, lo que nos permite gestionar nuestra vida de una manera más satisfactoria.

Las esencias florales son, fundamentalmente, agentes armonizadores, y como tales, su función primordial es la de ayudarnos a crear un estado de equilibrio. Pero, ¿qué significa un “estado de equilibrio”?. Si existe un concepto verdaderamente importante para comprender este punto, es que la fortaleza de la actuación de las esencias es el permitir una percepción mucho más acentuada de lo que está sucediendo en nuestro interior:
Las esencias florales por tanto nos ayudan a gestionar nuestras emociones y a clarificar nuestros estados de ánimo, pensamientos y modos de ser, para desde ahí, en palabras del Dr. Bach “ser el capitán de nuestro propio barco”.

Más allá del equilibrio psico-emocional

Si es el propio proceso el que nos sana, nos sana porque ese proceso nos acerca más a lo que somos, a nuestra auténtica personalidad. Ello conlleva una conexión más profunda con la parte más elevada de nosotros, que el Dr. Bach identificó con nuestra alma.
El Dr. Bach creía que cada uno de nosotros tenemos un camino propio y único en la vida. Y que venimos al mundo a desarrollar una determinada cualidad, qué es algo muy genuino nuestro y que -en positivo- es lo mejor que podemos ofrecer al mundo.

Desviarse de ese camino e “ignorar los dictados del alma” en palabras de Bach, conducen a la enfermedad y a la infelicidad.
Obviamente, encontrar nuestro camino, nuestra esencia (o “vocación vital”) es un proceso que puede llevarnos toda (o gran parte de) la vida. Sin embargo podemos decidir entre caminar en la desconexión de nuestra esencia íntima o involucrarnos en su búsqueda. La diferencia entre una opción y otra es la diferencia entre encontrar o no sentido a nuestra vida. Las Flores de Bach siempre actuarán desde su “inteligencia” hacia esa conexión íntima.